El unfollow es la salida.

Últimamente Twitter se ha convertido en una red social llena de prejuicios, críticas, burlas y peleas idiotas

Haciendo de esta red social algo lleno de prevenciones y obligando a todos a tener cuidado con lo que escribimos para evitar que nos levanten a pata o nos hagan motivo de burla por la barrabasada que trinamos aún teniendo la plena libertad de hacerlo y al mismo tiempo con la sincera obligación que tenemos de respetar lo que otros escriben. 

Porque aunque les cueste aceptarlo hemos avanzado tanto y nos hemos hecho tan pero tan fanáticos de esto que nos olvidamos por completo que Twitter no es solo un simple sígueme y te sigo, si no un, respeta lo que escribo y yo respetaré lo que escribiste.

Pero nos hemos tomado tan en serio esta mala maña de trinar todo el día que llegamos al punto donde nos sentimos con el poder de criticar y destrozar a los otros porque nos creemos superiores o porque la mera envidia no nos permite tolerar lo que leemos.

Lo cierto es que aquí todos podemos opinar lo que nos venga en gana, putear en efervescencia a quién queramos y acabar con quién se nos pegue la gana porque para eso es esta red social.

Pero creo personalmente que debe haber un cierto respeto por esos que están al otro lado generando sus ideas, expresando lo que sienten, buscando ganar concursos, echando madres a diestra y siniestra o ganando plata marcas. 

Estamos en nuestro derecho de criticar lo que odiamos dentro de nuestro TL pero no creo que logremos mucho con ese tipo de críticas ya que del otro lado, y mientras nos ganamos una úlcera emputecidos por lo que otros que no soportamos (aún sin conocerlos) escriben, existe una persona a la que le vale un soberano pepino lo que opinemos y que seguirá escribiendo y pensando en su TL como bien quiera por el solo hecho de ser dueño de su cuenta. 

Por eso para usted que espero lea este post, le comento que si no está dispuesto a respetar a quien se toma el tiempo de leer sus pendejadas pues existe una solución, regálele un unfollow y le prometo que se alegrará la vida, dejará de vivir en amargura y al mismo tiempo lo hará con su prójimo.

Así que si no nos gustan los groseros, pues no los sigamos, si odiamos a los políticos pues no los sigamos, si nuestro día se arruina por un tuitero con mala ortografía pues castiguémoslo con un unfollow pa que afine.

Lo mismo hagamos con todo aquel que menciona marcas y le pagan por eso si es que tanto nos influye y nos jode la vida. 

Pero si no lo vemos tan grave pues sigamos nuestro camino sin amargarnos ni amargar la vida de los que sí estamos contentos, somos tolerantes o simplemente nos vale güevo.

Seamos  felices, aprendamos a trinar con pasión y recordemos que esto del Twitter es algo serio que aunque no quisieramos aceptar influye  en nuestras vidas.

Esta es mi opinión personal. Pero si le cayó el guantazo en la jeta y se ofendió espero su unfollow. Si en cambio, está de acuerdo me alegra mucho y si le valió un cacahuete pues ni leerá.

Al fin y al cabo yo solo vine a escribir mi versión de los hechos.

Gracias por leer.

Pineda

Comparte si te gustó