Reflexión del camino.

Hay que darle con un objetivo claro y darse la pela para dar cada paso, aprender a escuchar los consejos de quienes ya caminaron e ignorar a quienes con fuerza tratan de detener nuestro avance.

Hay que darle adelante sin pasar por encima de nuestros valores ni atravesar el camino de quienes van tras el mismo sueño pero compitiendo con honestidad.

Quitarse el no de la cabeza y ver el mundo como una solución, no como un problema.

Cada paso un paso menos… Y en la mente la claridad para entender que mientras más cansados y con ganas de acabar con todo y sin ganas de luchar… Es cuando el éxito está más cerca.

Adelante sin perder la fe.

Comparte si te gustó